Ministerio de Oración

"Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra." Salmos 2:8.

Cambiemos la historia de esta nación, pidamos a Dios que sea discipulada y transformada. Recuerde que el Padre Celestial le dijo al Hijo: "Pídeme y te daré por herencia las naciones y como posesión tuya los confines de la tierra" En la cruz del Calvario Jesús pidió: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen". Después, como el Cristo Resucitado y triunfante, dijo "Toda potestad me es dada, en los cielos y en la tierra, por tanto yendo hagan discípulos, bautizándolos y enseñándoles las cosas que yo os he mandado..." En cada matutino, vamos a la cruz para disfrutar sus beneficios y para interceder, a fin que sea cumplida la voluntad del Cordero resucitado en la tierra, así como ya es en los cielos.

Todos los cristianos debemos orar, sin embargo en Campamento de Dios existe un equipo de hermanos que coordinan la oración comunitaria y motivan a toda la congregación a unirse a cadenas de oración de 12 y 24 horas en distintas fechas del año. 

También hay  un ejército creciente de mujeres intercediendo por hijos, nietos, sobrinos en el ministerio Madres Unidas para Orar.