EL CRECIMIENTO DE CAMPAMENTO DE DIOS

Por Juan Manuel Martínez - Obispo Red de Iglesias

En PadanAramJacob creció en amor, en número de descendientes y en finanzas. Para que tal crecimiento sucediese Dios le proveyó a su elegido de amor, trabajo y visión. Esos tres elementos son claves para ver el crecimiento integral en nuestras vidas.

EL VALOR DEL TRABAJO

Por Héctor Molano - Ministerio y teología del trabajo

Para tener una idea adecuada del trabajo debemos mirar lo que la Biblia afirma respecto a este.  En primer lugar, en el mismo inicio de las Sagradas Escrituras, se lee en el capítulo 2:1-3, que Dios descansó de toda la obra que había hecho; ¿cuál era esa obra? La creación. 

¿Niños alabando a Dios?

Por Nydia Cañas - Pastora Iglesia Infantil

Salmo 8:2  “Por causa de tus adversarios has hecho que brote la alabanza de labios de los pequeñitos y de los niños de pecho, para silenciar al enemigo y al rebelde”

Mateo 11:25 “…respondiendo Jesús, dijo: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños”

“Serás bendición para tu nación”

Por JuanManuel Martínez - Obispo Red ICAD

Jacob recibió la bendición de Abraham y se encaminó a conquistarla.  La Iglesia, herederos de la bendición de Abraham, estamos peregrinando a través de la historia cumpliendo la misión de Dios y esperando la consumación final de su Reino al regreso de Jesucristo a la tierra. ¡Campamento de Dios es este! (Génesis 32:1-2) …porque tenemos que seguir movilizándonos hacia el cumplimiento del propósito eterno de Dios y ser de bendición a las naciones.

Venciendo en la tormenta con gracia

Por Juan Manuel Martínez - Obispo Red ICAD

Un extracto del programa radial "La Palabra del Reino"

El apóstol Pablo, por la voluntad de Dios, está en camino a Roma como prisionero romano, le acompañan  dos hermanos, incluido está el Dr. Lucas, escritor del libro de los Hechos. Viajan por mar y van a enfrentar una de las peores tormentas, al punto de pensar que morirían.

LA CONVERSIÓN A DIOS

Por Juan Manuel Martínez - Obispo Red ICAD

La conversión a Dios es una experiencia que transforma la manera de ver y vivir la vida. Ello implica recibir la palabra de Dios, abandonando la dependencia de ídolos; el peor y más esclavizante es el EGO.

Cuando el ego es nuestra fuente para vivir, vemos la vida como ocasión para que todos hagan las cosas como a nosotros nos gustan y nos enojamos y airamos si las cosas no salen como hemos planificado. Vivimos para que nos alaben y reconozcan lo importante que hemos sido para ellos.

“Lo único peor de no tener vista es no tener visión”

Por Nydia Cañas - Pastora Iglesia Infantil, San Salvador.

"En estos oscuros y silenciosos años, Dios ha estado utilizando mi vida para un propósito que no conozco, pero un día lo entenderé y entonces estaré satisfecha" La frase anterior fue pensada, dicha y escrita por una mujer que durante casi la totalidad de su vida, vivió en “obscuridad” y sin poder “oír” absolutamente “nada”. Me refiero a Helen Keller, quien a los diecinueve meses, perdió la vista y su capacidad de escuchar, pero quien también, tuvo la dicha saber que su vida tenía un propósito divino, aunque no lo comprendió con exactitud, pudo conocer y expresar que “lo único peor de no tener vista es no tener visión”.