Continuamos en nuestra emocionante jornada de evangelización creativa,según la necesidad de nuestro país y fieles al mensaje bíblico del evangelio:«por una Nación nueva, yo vivo con responsabilidad».

¡Estamos en el DÍA 14 de nuestra campaña!

 

En abril de1521 el emperador CarlosV, el hombre más influyente de la tierra en ese  tiempo,citó a Martín Lutero para pedirle que se retractara o negara lo que había escrito.Ante el emperador, Lutero pronunció estas palabras: “A menos que sea convencido por las Escrituras y por la razón, no acepto la autoridad de los papas y los concilios, porque se contradicen, "mi conciencia está cautiva de la palabra de Dios.

Estamos en una emocionante jornada de evangelización creativa, según la necesidad de nuestro país y fieles al mensaje bíblico del evangelio: «por una Nación nueva, yo vivo con responsabilidad».

Recibiendo la Gloria de Dios

 

Kabôd: «honor; honra, gloria; gran cantidad; multitud; riqueza; reputación [majestad]; esplendor». Se encuentra 200 veces en todos los períodos del hebreo bíblico.

LA EXPANSIÓN DEL CAMPAMENTO DE DIOS.

“Campamento de Dios es este...” fue la expresión de Jacob cuando regresaba a su tierra y vio Ángeles de Dios rodeándole (Génesis 32:1-2).  Como Iglesia, pueblo de Dios, estamos peregrinando a través de la historia hasta la consumación final de su propósito eterno con el regreso de Jesucristo a la tierra. Nos llamamos  Campamento de Dios porque somos... 

            

¿VOTOS? ¡SÍ! PARA NOSOTROS ES LA PROMESA

Por Rebeca de Martínez - Pastora Congregacional

“…a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.” Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron: Varones hermanos, ¿qué haremos?

Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.

…Aunque se multipliquen sus riquezas, no pongan el corazón en ellas. Salmo 62:10 (NVI)

Por Obispo Juan Manuel Martínez - Pastor Red ICAD

El tiempo de Jacob en Padan Aram fue de crecimiento, primero en el amor, segundo en la comprensión del valor del trabajo y tercero, en la trascendencia de la visión en el Reino de Dios.

La Visión es una imagen mental clara de un futuro mejor, pintada por el Espíritu Santo con la sangre de Jesucristo, dentro del marco de las Sagradas Escrituras, según el conocimiento de Dios, de uno mismo y de las circunstancias, para cumplir el propósito de Dios.