PREPARATIVOS PRÁCTICOS PARA CELEBRAR LA FIESTA DE ADORACIÓN DEL DOMINGO POR LA MAÑANA.

 
Pastor John Piper
 
6. Sopórtense unos a otros el Domingo por la mañana sin murmuraciones ni críticas.
Salmos 106:25, “sino que murmuraron en sus tiendas, y no escucharon la voz del SEÑOR.” 

DIEZ PREPARATIVOS PRÁCTICOS PARA CELEBRAR LA FIESTA DE ADORACIÓN DEL DOMINGO POR LA MAÑANA.

Pastor John Piper

4. Confía en la verdad que ya tienes.

Preparativos Prácticos para celebrar la Fiesta de Adoración del Domingo por la Mañana.

 
1. Ora para que Dios te de un corazón bueno y honesto.
 
El corazón que necesitamos tener es obra de Dios. Es por eso que tenemos que orar por él. Ezequiel 36:26 “os daré un corazón nuevo.” Jeremías 24:7, “Y les daré un corazón para que me conozcan.” Oremos “Oh Señor, dame un nuevo corazón para ti. Dame un corazón bueno y honesto. Dame un corazón suave y receptivo. Dame un corazón humilde y manso. Dame un corazón que de fruto.”

 

¿Por qué nos reunimos a celebrar  Fiesta al Señor?

No hay registro bíblico de convocatorias para celebrar fiestas al Creador del Universo hasta Éxodo 5:1 “…Jehová el Dios de Israel dice así: Deja ir a mi pueblo a celebrarme fiesta en el desierto.”

¡Si crees, verás la gloria de Dios!

La manara de relacionamos con Dioa ea a través de la fe, aólo así podemos agradarle. Nuestro Sertor relacionó la fe a la oración cuando dijo: "...todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. * (Marcos 11:24).

¿QUIÉN ESPERA QUE LO HAGA?

Juan Manuel Isaí Martinez

En general reconocemos que Dios ha prometido que muchas cosas sucederán en medio de nosotros, su pueblo. Si alguien nos preguntara ¿cuál es nuestra expectativa del fututro? responderíamos con relativa facilidad: transformación de mi vida, cambio de mi familia, crecimiento de mis hijos, multiplicación de mi Grupo de Pacto, testimonio en mi trabajo, etc., etc., etc., y podríamos alargar la lista de todas estas cosas que en realidad esperamos que sucedan.

En realidad, esto es un elemento inherente en el ser humano: tener fe. Por naturaleza el ser humano confía en algo o en alguien. Algunos tienen fe en la fe, fe en sí mismos, fe en sus recursos, fe en sus capacidades, fe en el prestigio, fe en la fortuna, la suerte, o el “karma”, entre otros. La pregunta más trascendental no es si usted creeo no cree,sino que, el conflicto de nuestra visión de la vida es EN QUIÉN CREEMOS.Es decir, cuál es el objeto de nuestra fe, de nuestras confianza.

Usted podrá decir: "Yo creo en Dios”, “Él es mi confianza”, “En él están mis fuerzas”, y todas esas frases que normalmente decimos. Sin embargo, quiero invitarle a que juntos realicemos un sencillo examen de fe. Esto lo haremos a través de un indicador sútil y silenciosos, a veces ignorado en nuestras vidas ocupadas y ajetreadas: LA ORACIÓN.

La oración es la señal de la humildad y la espera de un cristiano. ¿Quién espera usted que cambie su vida? Bueno, si es Dios, entonces me imagino que constantemente esta yendo a él, pidiéndoselo, recordánselo y preguntándole cómo va el proceso. Si esto no es así, lo más probable es que usted confía en usted mismo, en el programa de la iglesia, o simplemente en "el tiempo”.

¿Cuándo fue la última vez que oró, ayunó, pidió, suplicó al SEÑOR? Si su confianza es que DIOS HARÁ, en la oración usted se ocupará. Le animo a revisar su vida de oración y hacer las correcciones necesarias.