“Tu coronas el año con Tus bondades” Salmo 65:11

Hemos terminado el 2014… Tenemos por delante un nuevo año. Tiempo…. ¿Qué es, sino el resultado de la perfección del Creador?
Un año es lo que tarda la Tierra en girar alrededor del Sol y estar en el mismo lugar donde inició. Son 365 días y 6 horas, cada 4 tenemos el año bisiesto para ajustes. Un mes, es aproximadamente lo que la Luna gira alrededor de la tierra.
No contamos el tiempo que el sol y todo el sistema solar gira alrededor del centro de la Vía Láctea.
 
En noches serenas y en ciertas partes del planeta podemos ver un “Camino de Leche” (como lo llamaron los antiguos) que atraviesa el cielo de lado a lado, con muchas estrellas. La Vía Láctea tiene millones de estrellas, entre ellas, el Sol. Se calcula que el sol se mueve a unos 270 km. por segundo y que en 225 millones de años el Sistema Solar completa un giro alrededor del centro de la galaxia.
 
Con la Vía Láctea son 30 galaxias que ocupan 4 millones de años luz de diámetro llamado Grupo Local, que a su vez forma parte de una estructura todavía mayor, llamada Supercúmulo de Virgo. Las une la gravedad girando alrededor de un Gran
Atractor.
 
Sólo hay Uno que “no se mueve como los astros” ni experimenta sombras de variación… quien nos da la seguridad de que todo pasará pero su Palabra no pasará:
Por su propia voluntad nos hizo nacer mediante la palabra de verdad, para que fuéramos como los primeros y mejores frutos de su creación. Santiago 1:18 (NVI)
 
De esa forma corona cada año, llevándonos de gloria en gloria, hacia sus propósitos eternos, esa es la mayor manifestación de su bondad: ¡Hacernos nacer de nuevo para ser semejantes a su Hijo Jesucristo!