LOS SIETE PILARES DE LA SALUD

PILAR #4

EL SUEÑO Y DESCANSO.

En el principio, Dios, creó los cielos y la tierra y lo primero que diseñó fue el ciclo de noche y día. Génesis 1:5 “Y llamó Dios a la luz Día y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la TARDE y la MAÑANA, un día” ¿Cómo comienza el día? Con la tarde de lo que nosotros diríamos día anterior--- Y fue la tarde y la mañana…. ¡Un día! Un buen día comienza con una buena noche.

Dios diseñó el cuerpo humano para dormir en la noche  y ser productivos en el día.  “Dios hizo la luna para los tiempos y el sol conoce su ocaso… Sale el sol, sale el hombre a  su labor (los niños a estudiar) hasta la tarde…” Salmo 104:19-23. También, Dios nos modeló guardar un día de reposo a la semana… “Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día.” Hebreos 4:4

La necesidad de descanso, así como la necesidad de agua y de alimentos, es una realidad natural que también revela una verdad espiritual: Necesitamos el reposo del alma que da el venir a Jesús…

El Señor es nuestro Sanador y nos sana al enviar su Palabra, sus mandamientos…. ¿Qué nos dice su Palabra?

1-      Procurar un buen descanso y buscar la revelación que Dios tiene a través de él.

2-      Orar al dormir y el despertar según Salmo 4:8 y 5

3-      Venir a Jesús, descansado en su obra completada en la Cruz del Calvario.

4-      Anunciar el reposo de Jesús: “Vengan a Él todos los trabajados y cargados,  en Él hay descanso para nuestra alma, sanidad para nuestro cuerpo”.

Si recibimos la revelación de quién es Jesús a través de una realidad natural como lo es el sueño y el descanso, esa acción natural cumple su propósito y podremos disfrutarla en comunión con nuestro Hacedor: “Pues que a sus amados dará Dios el sueño…” Salmo 127:2